Joanna Nowak 

Universidad Adam Mickiewicz

 

 

Varias traducciones de la poesía de Federico García Lorca al polaco: transformaciones del texto en la traducción:

 

 

 

1. Introducción

 

         La poesía de Federico García Lorca ha sido llevada a la lengua polaca por varios traductores. En el presente estudio se analizan traducciones de Irena Kuran-Bogucka, Jerzy Ficowski, W³odzimierz S³obodnik, Zofia Szleyen y Jan Winczakiewicz. Hay que indicar que la traducción de S³obodnik es un caso excepcional: los poemas no fueron traducidos directamente del castellano, sino de la lengua rusa. El objetivo principal de este estudio es analizar la semántica de los textos de las traducciones en comparación con la de la versión original. En cada traducción tienen lugar transformaciones que cambian el contenido del texto. Hay transformaciones exigidas por las diferencias inherentes entre dos sistemas lingüísticos, pero también transformaciones que resultan de las decisiones tomadas por cada traductor. Este análisis se concentra en los efectos que las transformaciones pueden producir en el lector, sobre todo las asociaciones culturales que produce la traducción en comparación con el texto original. En este sentido la poesía de García Lorca, especialmente la inspirada por la cultura y los paisajes de Andalucía, puede causar muchas dificultades a los traductores y por eso constituye un material muy interesante para el análisis de las estrategias que tomaron los traductores para reflejar lo ajeno y lo desconocido.

         Se pueden distinguir cuatro tipos básicos de transformaciones del texto en la traducción: reducción, amplificación (introducción de elementos nuevos, o explicación de significados indeterminados), sustitución e inversión (Balcerzan, 1998: 27). Este artículo se concentra en los dos primeros: las amplificaciones y las reducciones léxicas. También se examina la cuestión del estilo, que varía entre las traducciones. Finalmente, se indican algunos errores evidentes que pueden observarse en las traducciones, si bien el objetivo de mi investigación no es la crítica de las traducciones ni un análisis centrado únicamente en sus deficiencias. Puesto que la brevedad del artículo no permite sino un análisis selectivo de los textos traducidos, me limito a la presentación de algunos ejemplos sobre los problemas mencionados. Los ejemplos provienen de cuatro poemas: “Alba” (del volumen Poema del cante jondo), “Romance de la luna, luna”, “Reyerta” y “Romance Sonámbulo” (de Romancero Gitano). Por la misma razón no puedo introducir aquí teorías traductológicas.

 

2. Diferencias entre los dos sistemas lingüísticos

 

        Las numerosas e inevitables diferencias entre los dos sistemas lingüísticos obviamente dan lugar a dificultades en la traducción. Para ilustrar esta problemática utilizo el ejemplo del “Romance de la luna, luna”, donde la diferencia entre los géneros gramaticales influye no sólo en la traducción de una frase, sino en la traducción y comprensión del poema entero. En este poema encontramos un problema traductológico relacionado con el sistema gramatical de cada uno de los dos idiomas: “luna”, de género femenino, en polaco es “ksiê¿yc”, de género masculino. Y es ahí precisamente donde reside la dificultad:

 

La luna vino a la fragua

con su polisón de nardos[1].

(“Romance de la luna, luna”)

 

(IKB)

Ksiê¿yc do ku¼ni wszed³ noc±,

ca³y w bieli nardów wonnych.

 

(WS)

Ksiê¿yc, ca³y w ja¶minach,

do ku¼ni cygañskiej zaszed³.

 

(JF)

Pe³nia do ku¼ni wesz³a

w mantyli z tuberoz ¶nie¿nych.

 

(JW)

Stan±³ ksiê¿yc ko³o ku¼ni

w swej bieli¼nie z bia³ych nardów.

 

El protagonista del poema es la luna personificada: una mujer. En consecuencia, lo que es natural para el lector del original es raro e incomprensible para el lector de la traducción. Si el poema personifica a la luna, la personifica como un varón. Es así como el poema pierde el sentido que tenía y adquiere un sentido nuevo. Ficowski intenta solucionar este problema utilizando la palabra “pe³nia” en vez de la palabra “ksiê¿yc”. “Pe³nia” es de género femenino y significa “luna llena”. No obstante, Kuran-Bogucka opina que, incluso si cambiamos así esta palabra por otra de género femenino, la conciencia lingüística de los polacos siempre sugerirá que el protagonista es masculino (Kuran-Bogucka, 1992: 129). Conviene añadir que los atributos femeninos (“el polisón”, “sus senos”) contrastan con la visión del protagonista del poema como un personaje masculino.

 

3. Problemas culturales

 

         Los elementos textuales que se refieren directamente o indirectamente a la cultura en la que se formó el texto original son causa de numerosas dificultades para el traductor. No obstante, al mismo tiempo son elementos en los que se demuestra la función básica de la traducción, que sirve de puente entre culturas distintas, es decir, acerca y familiariza lo desconocido. Lo desconocido puede manifestarse en el texto de un modo más o menos directo (es decir,  no sólo en significados denotativos, sino también connotativos). Lo que es normal, común y simple para el destinatario del texto original se puede convertir en algo extraordinario y exótico para el lector que vive en otra cultura. Conviene fijarse en que la diferencia de asociaciones entre el lector del original y el lector de la traducción es una de las dificultades fundamentales a las que se enfrenta el traductor. Existen dos tipos básicos de estrategias traductológicas que se pueden adoptar en referencia a los elementos extranjeros: la exotización, consiste en la conservación de todos los elementos que se asocian con la cultura extranjera, y la domesticación, estrategia que consiste en eliminar los elementos extranjeros o sustituirlos por elementos de la cultura en la que funciona la traducción. Aquí se presentan dos ejemplos de los problemas mencionados:

 

Os sienten todas las muchachas

que lloran la tierna

soleá enlutada.

(“Alba”)

 

(IKB)

S³uchaj± was wszystkie dziewczyny,

których ³zami

dr¿y szloch soleá ¿a³obnej.

 

(JF)

S³yszê was wszystkie dziewczêta,

p³acz±ce na ziemi ¿a³obnej,

na trawach miêkkich.

 

(JW)

Wszystkie dziewczyny s³uchaj± was,

 p³acz±cych tkliw±

soleê w ¿a³obie.

 

En este fragmento aparece el nombre de un tipo de cante jondo: la soleá. Esta palabra es muy importante porque el poema forma parte de la colección Poema del cante jondo. Además de “soleá”, también “petenera” y “saeta” son nombres de varios tipos de cante jondo, utilizados por el poeta como título de sus poemas. Por eso, la decisión de Ficowski, que en su traducción omite la palabra “soleá”, es tan notable. Esa operación elimina del texto el elemento que se asocia con la cultura extranjera. Esta reducción puede considerarse como un ejemplo de estrategia de domesticación. Por otra parte, en el mismo fragmento, este traductor amplifica el texto añadiendo la frase “en la tierra enlutada, sobre las blandas hierbas” aunque “blandas hierbas” no sean precisamente algo típico del paisaje ascético de Andalucía.

        En los siguientes versos tenemos un problema que puede parecer fútil, pero que, en nuestra opinión, tiene mucha importancia. Los siguientes versos contienen otro elemento típico de la cultura andaluza:

 

Cómo canta la zumaya,

¡ay, cómo canta en el árbol!

(“Romance de la luna luna”)

 

(JF)

Jak¿e zahuka³ puszczyk,

ach, jak zahuka³ w sadzie!

 

(JW)

Nocny puszczyk wykrzykuje,

aj, jak krzyczy w¶ród ga³êzi!

 

(WS)

O, jak zahuka³a sowa,

Jak zahuka³a w trwodze.

  

(IKB)

Ach, jak¿e zahuka³ puchacz!

Jak huka po¶ród ga³êzi![2]

 

(IKB)

Ay, jak¿e zahuka³ puchacz!

Jak huka po¶ród ga³êzi![3]

 

Esta exclamación, “¡Ay!”, característica del cante jondo, está cargada de profundo dolor y tristeza. Otra vez nos enfrentamos al problema de las distintas asociaciones del lector que conoce la cultura del texto original y del lector polaco. Exclamaciones polacas como “hej!” o “oj!” no tienen una función tan conspicua. En una de las traducciones (Winczakiewicz) encontramos la exclamación polaca “aj!”, que erróneamente se puede asociar con la cultura de los judíos polacos (cf. yiddish “ay! vay!”) o también tener un matiz chistoso. Dos traductores escogieron la exclamación “Ach!”, que parece más suave, menos dolorosa y trágica. Es un suspiro pero también puede significar asombro, sorpresa o susto. Por otra parte, la exclamación “O!”, además de expresar asombro y sorpresa, sirve para indicar algo o llamar la atención de alguien. Kuran-Bogucka decidió dejar dicha expresión en su ortografía original, pero consideró necesario explicar su decisión en un comentario.

 

4. Ampliaciones léxicas

 

         La ampliación léxica es una de las transformaciones más frecuentes. Mientras unas amplificaciones parecen ser formales (condicionadas por ejemplo por el ritmo y la rima), otras son más o menos arbitrarias y a menudo cambian el sentido de la obra. En todas las traducciones del siguiente fragmento encontramos amplificaciones léxicas que cambian la imagen poética y sugieren connotaciones distintas:

 

Ángeles de largas trenzas

y corazones de aceite.

(“Reyerta”)

  

(IKB)

Anio³y o d³ugich splotach

i sercach z oliwy ch³odnej.

 

(JF)

Anio³y o d³ugich warkoczach

i ma³ych sercach z oliwy.

 

(WS)

Anio³y o twarzach Cyganek

I sercach z ciemnej oliwy.

 

(JW)

Anio³y o d³ugich w³osach

i sercach z ciep³ej oliw

 

         El cambio más importante lo encontramos en la traducción de Ficowski, en la que los corazones de los ángeles son calificados de “pequeños”. En la lengua polaca, la expresión fraseológica “cz³owiek ma³ego serca” (en traducción literal “una persona de corazón pequeño”) describe a alguien pusilánime. Así, los ángeles no sólo adquieren una característica más concreta, sino también peyorativa. Además, en la traducción de S³obodnik encontramos otra amplificación léxica: “Anio³y o twarzach Cyganek” (“ángeles con rostros de gitanas”).

         El siguiente fragmento del poema se refiere a una pelea (en el original no encontramos información ni sobre sus causas ni sobre el número de participantes). Sin embargo, en la traducción de Ficowski y S³obodnik vemos descrito con precisión cuántas personas toman parte en ella (dos):

 

las navajas de Albacete,

bellas de sangre contraria,

(“Reyerta”)

 

(IKB)

piêkne we krwi wrogiej koralach,

albacetyñskie sztylety

 

(JF)

piêkne od juchy wrogiej,

dwa no¿e albacetyñskie

 

(WS)

Piêkniej±c od krwi rywali,

Dwa no¿e albacetyñskie

 

(JW)

ostre no¿e z Albacetu,

Upiêkszone krwi± zwa¶nion±

 

Esta ampliación concreta la imagen poética y el poema se convierte en una descripción de un duelo. Aunque la visión arquetípica de un combate entre dos personas parece bastante natural, no se debe olvidar que es sólo una de las interpretaciones posibles. La traductora Kuran-Bogucka interpreta este poema de otra manera: como escribe en sus comentarios, en el romance “Reyerta” pelean bandos de hombres (García Lorca, 1992: 12).

 

 

5. Estilística del texto

 

         Analizando la serie de traducciones, conviene fijarse en el estilo, que varía mucho entre ellas. Muchas veces el traductor cambia el registro de la lengua, usa palabras coloquiales, incluso vulgares, en lugar de las palabras neutrales usadas en el texto original. Puede también ocurrir la situación opuesta: el texto en la traducción aparece refinado y estilísticamente unificado. Sin duda alguna, incluso pequeños cambios de estilo pueden causar cambios de sentido respecto al texto original.

En el mismo fragmento del poema analizado más arriba aparece un epíteto muy interesante: “bellas de sangre contraria”. La traducción de Ficowski se diferencia esencialmente de las demás. Este traductor usa la palabra “jucha” en lugar de la palabra neutral usada en el original. “Jucha” tiene una connotación peyorativa: “sangre, sobre todo de los animales; con desprecio, vulgarmente también sangre humana” (MSJP, 1993). Esto es, en palabras de Anna Bednarczyk (1999: 138), un ejemplo de “degradación estilística del texto”. En el siguiente fragmento, Winczakiewicz en vez del epíteto neutral “Guardias civiles borrachos usa la comparación “¯andarmi spici jak bela”. Esta expresión tiene un matiz familiar. Una expresión semejante en castellano sería por ejemplo “borracho como una cuba”. Alguien “spity jak bela” está completamente borracho. Este cambio influye mucho en el carácter de los siguientes versos:

  

Guardias civiles borrachos,

en la puerta golpeaban

(“Reyerta”)

 

(IKB)

(...) We wrota

kilku pijanych ¿andarmów

jê³o kolbami ³omotaæ.

 

(JF)

Wtem pijani policjanci

zaczêli we drzwi ³omotaæ.

 

(JW)

¯andarmi spici jak bela

dobijali siê do bramy.

 

(WS)

Dwaj pijani policjanci

Ko³atali w drzwi zamkniête.

 

(ZS)

Przyszli ¿andarmi pijani,

dobijali siê do bramy

 

5. Errores

 

        Aunque, como he mencionado al principio de este artículo, la crítica de las traducciones no constituye el objetivo principal de este trabajo, me gustaría comentar aquellos pasajes en los que considero que hay errores de traducción evidentes. Encontramos errores en las tres traducciones del siguiente fragmento del poema “Reyerta”:

 

“El pez” (de género masculino) en polaco se dice “ryba” y es la palabra que debería ser usada en la traducción de la metáfora del amanecer. La palabra “smo³a” usada erróneamente en tres de las traducciones significa “la pez” (de género femenino). Este error se explica, probablemente, por la inadvertencia de los traductores. Como consecuencia de este error surge la imagen del amanecer con “la pez” de sombra, una metáfora distinta de la imagen creada por el poeta.

        Otro de los problemas es la traducción errónea de la palabra “hiel” en la traducción de Winczakiewicz:

 

El largo viento, dejaba

en la boca raro gusto

de hiel, de menta y de albahaca.

(“Romance sonámbulo”)

  

(IKB)

 Silny wiatr rzuci³ w ich stronê

dziwny smak, który lawendê,

¿ó³æ i miêtê przypomina³.

 

(JF)

Wiatr przeci±g³y wiej±c wszêdy,

rzuci³ w usta rzadkie smaki

¿ó³ci, macierzanki, miêty.

 

(WS)

Wieje wicher, siej±c gorycz

¯ó³ci, miêty i lawendy.

 

(ZS)

Pow³óczysty wiatr przypêdzi³,

wt³oczy³ w usta dziwne smaki

¿ó³ci, miêty, macierzanki.

 

(JW)

Wielki wiatr zostawia³ w ustach

posmak miodu i bazylii.

 

        Aparece traducida la palabra “hiel” como “miód”. “Hiel” es “¿ó³æ” en polaco, mientras que “miód” en castellano es “miel”. La causa de esta equivocación parece evidente. Es un error bastante grave porque cambia el sentido de este fragmento y sugiere connotaciones contrarias a las del texto original. La miel tiene un sabor dulce, muy agradable y sano, mientras que la hiel representa un sabor amargo, muy fuerte y desagradable, y se asocia con emociones negativas: tristeza, dolor o desesperación. Además, este epíteto se repite muchas veces en el poema y conforma un elemento importante de sus metáforas.

        Las diferencias en las traducciones de los nombres de hierbas no modifican demasiado la percepción de la obra, pero podemos preguntarnos: ¿por qué en algunos casos se ha traducido la palabra “albahaca” no como “bazylia” sino como “lawenda” (lavanda) o “macierzanka” (tomillo)? Sin duda “macierzanka”, o incluso “lawenda”, es mucho más conocida por el lector polaco. “Bazylia”, aunque cada vez más popular, es una hierba menos familiar, asociada con los países mediterráneos. En este sentido, las traducciones donde se usan las palabras “macierzanka” o “lawenda” se acercan más a la cultura del destinatario, formando un ejemplo de estrategia de domesticación.

 

6. Conclusiones

 

        El objeto del presente artículo no ha sido la crítica de los traductores, sino el análisis de las transformaciones del texto en la traducción y de los efectos que pueden producir estas transformaciones en el lector. Los cambios en el texto traducido son inevitables, cada traducción es una interpretación y, precisamente por eso, la importancia de las decisiones tomadas por los traductores es indiscutible. No se debe olvidar que el lector de la traducción, con pocas excepciones, no compara la traducción con el texto original, y que se forma sus opiniones sobre la obra literaria y su autor basándose sólo en el texto de la traducción.



[1] Todos los fragmentos subrayados en las citas son míos. Entre paréntesis indico las iniciales de los nombres y apellidos de los traductores: IKB (Irena Kuran-Bogucka), JW (Jan Winczakiewicz), JF (Jerzy Ficowski), WS (W³odzimierz S³obodnik), ZS (Zofia Szleyen).

[2] Versión en García Lorca (1982).

[3] Versión en García Lorca (1992).

 

 

Bibliografía de referencia

Barañczak, Stanis³aw (1992). Ocalone w t³umaczeniu. Poznañ: a5.

Bednarczyk, Anna (2002). Kulturowe aspekty przek³adu literackiego. Katowice: ¦l±sk.

Brown, Gerald (1981). Historia de la literatura española: el siglo XX. Barcelona: Ariel.

Cernuda, Luis (1957). Estudios sobre poesía española contemporánea. Madrid: Guadarrama.

Correa, Gustavo (1986). “Romancero Gitano”. En Vicente Pérez Silva (comp.). Federico García Lorca bajo el cielo de nueva Granada. Bogotá: Instituto Caro y Cuervo. Págs. 73-88.

Dedecius, Karl (1988). Notatnik t³umacza. Trad. de Jan Prokop, Irena Naganowska & Egon Naganowski. Varsovia: Czytelnik.

Eich, Christopher (1970). Federico García Lorca, poeta de la intensidad. Trad. de Gonzalo Sobejano. Madrid: Gredos.

Fast, Piotr (ed.) (1993). Przek³ad artystyczny, 5: strategie translatorskie. Katowice: ¦l±sk.

(ed.) (1998). Przek³ad artystyczny a wspó³czesne teorie przek³adoznawcze. Katowice: ¦l±sk.

Hintzen-Bohlen, Brigitte (2001). Andaluzja. Trad. de Halina Hartwig. Colonia: Könemann.

Lara Pozuelo, Antonio (1973). El adjetivo en la lírica de Federico García Lorca. Barcelona: Ariel.

Lege¿yñska, Anna (1999). T³umacz i jego kompetencje autorskie. Varsovia: PWN.

Lewicki, Roman (2000). Obco¶æ w odbiorze przek³adu. Lublin: Wydawnictwo Uniwersytetu Marii Curie-Sk³odowskiej.

Parrot, Louis (1977). “A Poet Crazy About Colors”. En Manuel Duran (ed.). Lorca: a Collection of Critical Essays. Westport: Greenwood Press. Págs. 57-65.

Pisarska, Alicja & Teresa Tomaszkiewicz (1998). Wspó³czesne tendencje przek³adoznawcze. Poznañ: Wydawnictwo Naukowe UAM.

 

 

 

Resumen

En el artículo se analizan una serie de traducciones de los poemas escogidos de Federico García Lorca al polaco. El objetivo principal de este estudio es analizar la semántica de los textos de las traducciones en comparación con la de la versión original. El análisis se concentra en los efectos que estas transformaciones pueden producir en el lector, sobre todo las asociaciones culturales que produce la traducción en comparación con el texto original.